Artículo

8 prioridades de los CEOs para el 2024

Los directores ejecutivos no preocupan solo se preocupan por el crecimiento de la organización, también por el impulso del talento, el cambio climático y los programas geopolíticas que pueden afectar a la compañía.

Contenido

El 2023 ha sido un año complicado para los CEOs, pues vivieron un año de recuperación después de la pandemia, pero siguen viviendo las consecuencias de las afectaciones que generó el Covid-19, como cadenas de suministros rotas, a esto se le suma las guerras e inflación, que pueden descarrilar la agenda de los directivos.

A pesar de este panorama, los ejecutivos son positivos y prevén un 2024 prospero, donde el negocio crezca e impulse la sociedad, comunidades, empleados e inversionistas. De acuerdo con una encuesta realizada por McKinsey & Company, son ocho las prioridades de los CEOs de cara al siguiente año.

1. Inteligencia Artificial

La automatización y digitalización ayuda a cerrar la brecha digital en los negocios, de hecho las organizaciones están usando la Inteligencia Artificial en herramientas cotidianas, como el correo electrónico, las aplicaciones de procesamiento de textos y el software para reuniones, lo que significa que la tecnología ya está posicionada para transformar radicalmente la forma en que trabajan las personas.

Sin embargo, los directivos deben descubrir qué partes del negocio pueden beneficiarse con el uso de la IA y cómo implementarla en diversas áreas de la compañía, preguntarse ¿cómo las nuevas herramientas remodelarán su industria?

2. Tecnología

Las organizaciones se han dado cuenta de la necesidad de la transformación digital; sin embargo, las compañías no han realizado las medidas suficientes para desarrollar las capacidades necesarias para impulsar la innovación continua en toda la organización.

De hecho, un estudio realizado por McKinsey descubrió que el éxito a largo plazo se produce cuando la alta dirección cambia fundamentalmente su talento, modelo operativo, tecnología y capacidades de datos.

3. Transición energética

Los líderes son más consiente de la necesidad de crear empresas con menor impacto al medio ambiente y lograr reducir sus emisiones de CO2. Aunque en el último año se ha complicado la adopción de medidas verdes, por el aumento de las tasas de interés, mayores costos de insumos y el poco crecimiento económico, las organizaciones siguen apostando por crear empresas verdes.

Las empresas que toman medidas disciplinadas y valientes, tanto en materia de resiliencia como de sostenibilidad, pueden reposicionarse frente a las organizaciones que se centran sólo en las crisis de corto plazo, o de organizaciones que incluso podrían dar un paso atrás en sus compromisos de sostenibilidad.

4. Super poder

Los líderes apuestan por crear distintivos que los ayuden a que la empresa sobresalga de la competencia. “Una capacidad distintiva puede sacar a una empresa del fango de los mercados obstruidos y mercantilizados y llevarla al terreno elevado del desempeño superior”.

Es decir, los directores ejecutivos y sus empresas deberían intentar construir una superpotencia para transformar la organización y generar retornos financieros atractivos.

5. Mandos medios

Desafortunadamente, la palabra “medio” implica que la persona en ese lugar está en camino a otro lugar; idealmente, a la cima; sin embargo, se debe considerar a los mandos intermedios como si estuvieran en el centro de la acción. Sin su capacidad para conectar e integrar personas y tareas, una organización puede dejar de funcionar de forma eficaz.

Además, no todo el talento tiene las habilidades o el deseo de subir de posición, puesto en la mayoría de los casos implica más responsabilidades “A los mejores mandos intermedios les conviene quedarse exactamente donde están”.

6. Riesgos geopolíticos

El riesgo geopolítico ocupa un lugar prioritario en la agenda de los directores ejecutivos. Los miembros de la junta pueden ayudar mejorando su comprensión del contexto geopolítico, monitoreando los acontecimientos y ejerciendo supervisión sobre los controles para mitigar estos riesgos.

“Los equipos de gestión y las juntas directivas deberían considerar cisnes negros y rinocerontes grises en sus escenarios y desarrollar una resiliencia geopolítica que les sea útil, sin importar de qué lado de la moneda surja”, destaca McKinsey.

7. Hacia un crecimiento sostenible

El crecimiento es siempre la primera tarea de los directores ejecutivos, pero el camino para llegar allí nunca está claro. A veces se trata de apoderarse de cuota de mercado, de expansión o crear nuevos productos. Para lograr ese crecimiento durante el 2024 los lideres se centrarán en acelerar su núcleo mediante el uso de la tecnología para impulsar el crecimiento.

Otros apostarán por crecer mejorando la productividad de las ventas o adoptar un enfoque de fusiones o adquisiciones de programación.

8. Macroeconomía

Casi cuatro años después de que la Covid-19 reescribiera la historia, algunos CEOs todavía esperan certeza macroeconómica. Las empresas líderes capitalizan la incertidumbre: evalúan su apetito por el riesgo y luego invierten.

La mayoría se basa en la planificación de escenarios, sobre todo porque el ejercicio generalmente revela las acciones centrales que las empresas deben tomar sin importar la tendencia de la economía.

¡Comparte este artículo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Recomendados

Del feedback al feedforward

Artículo Del feedback al feedforward, la evolución de la retroalimentación laboral La retroalimentación es un ejercicio clave para que los colaboradores estén conscientes de sus

Leer Más >>